La decisión de cuántos hijos y cuándo tenerlos corresponde únicamente a la pareja. En este intento por regular su fertilidad muchas parejas recurren a hormonas artificiales (anticonceptivos), sin embargo estas hormonas artificiales tienen diversos efectos secundarios que van desde corto hasta largo plazo en el cuerpo de la mujer. Otras parejas recurren a métodos de barrera, al uso de dispositivos o cirugías para poder tener control sobre su fertilidad.
Cuando una pareja conoce cómo funciona en realidad su fertilidad descubre que nada de esto es necesario. No necesitan recurrir a ninguno de estos métodos porque al reconocer sus ciclos naturales de fertilidad e infertilidad ellos pueden decidir como pareja y planear cuándo será el mejor momento para buscar o no un hijo. Descubren que no hace falta recurrir a métodos artificiales porque la misma naturaleza provee de ciclos de fertilidad e infertilidad y ellos pueden disponer de ellos conforme sus planes de formar una familia.
La efectividad de Creighton Model System para evitar el embarazo es de 99.5% que es tan alto como cualquier anticonceptivo hormonal sin tener que sufrir sus efectos.

Si lo que se desea es lograr el embarazo tiene el siguiente rango de efectividad:

  • En un mes de intento el 76% de las parejas que usan CrMS logran el embarazo.
  • En 3 meses de intento el 90% de las parejas, para el 6º mes de intento el 98% de las parejas que lo intentan logran el embarazo.

El Creighton Model System es un modelo sumamente confiable que permite a la pareja vivir su fertilidad de manera natural sin tener que recurrir a hormonas artificiales, dispositivos ni cirugías que no son necesarias.